viernes, 18 de julio de 2008

Una escultura brillante

La brillantez del arte. Una escultura que brilla con luz propia. O casi. Por cierto, premio a quien adivine dónde está.